Comunicar para producir

Para mí, el papel del productor es el del comunicador. Considera las expectativas de los involucrados en una revista y los mantiene al tanto de las ventajas o los inconvenientes que conllevan. Tiene presente un calendario de procesos y, como consejo de libro de autoayuda, está más dispuesto a solucionar que a hacerla de pedo.

Al menos esa es mi experiencia. He notado que la mayoría de los problemas y las prisas pueden evitarse al planificar y no dar por hecho que los demás entienden lo que esperas como texto, impresión, diseño, etcétera. Entre más específica sea la solicitud, más eficiente será la respuesta. Se trata de compartir la información, de bajarle un poco a la actitud.

Para producir una revista impresa conviene delimitar tu proyecto. Por ejemplo, si no tienes un presupuesto determinado, puedes cotizar dos o más opciones y establecer un comparativo.

¿Qué hay que cotizar?

Servicios: colaboraciones, diseño, corrección y edición, impresión, distribución.

¿Qué hay que planear?

La producción de los textos, su edición, ilustración, revisión de pruebas, el envío a imprenta y la distribución o venta.

Si ya tienes un equipo editorial conformado por tus cuates y son más o menos responsables, es un gran logro. Si son retalentosos y grandes difusores, es otro.

Como no tengo idea de quién va a venir a leer estos consejos y asumo que son pedidos, me permito hablar sobre lo obvio, pero poco a poco.

Así que no se pierdan mi segunda colaboración para impetuosa, en la que escribiré sobre los milagros que puede hacer un equipo editorial.

Colaboró para impetuosa: Lizeth Arámbula


Te invitamos al evento presencial o al streaming en vivo del curso Presencia en internet para escritores el próximo sábado 2 de septiembre. Pide más informes y confirma tu participación.

Comparte esta nota:
  • alberto constante

    adorable presentación, esa es la actitud, un abrazo