La proporción entre ancho y alto de una imagen es un tema muy importante a considerar al crear contenidos para internet. Aquí te compartimos algunas características interesantes a considerar.

Instagram o las imágenes cuadradas

El éxito de Instagram se debe en parte a las restricciones que impuso en sus inicios esta red social. Los filtros de calidad y la especialización de tipo de contenido, imágenes publicadas desde un dispositivo móvil, consolidaron su mercado.

Técnicamente han logrado una experiencia uniforme ya que los contenidos generados por los usuarios se ven en general muy bien. Si bien ya es posible añadir imágenes más apaisadas (wide) o incluso verticales, el hecho de que por default sean cuadradas (aspecto 1:1) abona a la personalidad de la red y hace que la imagen abarque una buena parte de la pantalla al desplazarse por el timeline.

Hay cierto tipo de contenidos que se benefician especialmente de esta relación 1:1. Por ejemplo, la foto de ciertos productos como la comida. Lo interesante de este aspecto dimensional es que parece ser el más compatible con la mayoría de redes sociales. La mayoría de memes tanto en video como audio lo utilizan por algo.

Amigos, es como un sueño cada esquina. #paris, #francia, #sacrecoeur ❤️

Una publicación compartida de Jos Velasco (@josvelasco) el

Si quieres abarcar aún más la pantalla, puedes recortar la imagen en una proporción 4:5. Es decir, por cada 4 pixeles de ancho tu imagen deberá medir 5 de alto. Un rectángulo vertical.

Pinterest o las imágenes verticales

Conforme los móviles van haciéndose más alargados hay más espacio para jugar, por lo que una relación de aspecto como la que sugiere Pinterest 2:3 parece no ser tan descabellada. Aunque como le suele pasar a todas las redes, poco a poco se abren a más formatos, por lo que mi recomendación es primero tomar la foto si se puede dejando algo de aire a los lados y luego adaptarla a los diferentes medios.


Twitter es otra red social con la que hay que tener cuidado a la hora de decidir la razón de aspecto de nuestras imágenes debido a que suele recortar sus miniaturas de manera muy horizontal. Es decisión del usuario hacer tap para ampliar la imagen pero esto puede representar un paso más. Me pasó que a una imagen le agregué texto en la parte inferior y no se veía en lo absoluto si no la ampliabas, lo cual redujo su viralidad.

Al compartir enlaces en Facebook la medida que utilizo para ilustrar el enlace es de 1200 pixeles de ancho por 630 de alto. La recomendación es no concentrarse en medidas sino en el aspecto de la imagen. Para esta red social debe acercarse lo más posible a 1,91:1. Lo más probable es que conforme los dispositivos y velocidades de internet aumenten, 1200 pixeles resulte muy poco, pero la relación de aspecto sí es más viable que se mantenga.

Para el caso del video recomiendo grabar en el formato que nos funcione más, si tenemos la intención de preservarlo puede ser buena idea hacerlo en horizontal, ya que se puede disfrutar en pantallas más grandes y tradicionales. El video en horizontal funciona bien si después decidimos recortarlo a una proporción cuadrada siempre y cuando podamos descartar la información lateral. El video en vertical es muy cómodo para realizar transmisiones en vivo y aquellas producciones efímeras como el caso de Snapchat o las historias en video de Instagram.

En resumen, contar con nuestras imágenes en la mayor resolución posible y saber a qué red van dirigidas nos permitirá compartirlas de la manera más eficiente entendiendo estos conceptos básicos y sus posiblidades.

Compartió para impetuosa, Jos Velasco.

Este texto es producido para complementar el curso Presencia en internet para escritores.
Te invitamos a unirte a la próxima fecha, el sábado 15 de julio en las oficinas de la editorial Paraíso Perdido en Guadalajara.
Pide informes y confirma tu participación.

Comparte esta nota: